Cuando hablamos de adquirir alimentos frescos para la elaboración de diferentes comidas en nuestra vida cotidiana, es importante que tengamos en cuenta algunos aspectos y factores que contribuirán no solo a que hagamos una elección eficiente, sino también a la buena conservación y a mantener el alimento en buenas condiciones en miras de cuidar nuestra salud y obtener recetas sabrosas que mantengan bien el sabor de la carne.

Consejos comprar, almacenar y cocinar el pollo

Consejos a la hora de comprar el mejor pollo, guardarlo y manipularlo para cocinar

En el artículo de hoy hemos preparado para ustedes una serie de consejos y recomendaciones que pueden ser de utilidad a la hora de comprar pollo y conservarlo bien fresco para que al momento de cocinarlo y preparar nuestras recetas podamos obtener los mejores resultados posibles.
La carne de pollo es una de las más nutritivas dentro de la cadena alimenticia: cuenta con un nivel muy bajo en grasas, es económica y además puede cocinarse de diferentes maneras. A la hora de comprar, se puede conseguir en piezas o bien adquirir el pollo entero.
Existen algunas recomendaciones a la hora de comprar este tipo de carne que queremos compartir con ustedes:
• La piel del pollo debe tener un tono rosado y no poseer ningún tipo de marca o mancha extraña en la superficie. Al tacto no debe sentirse pegajosa ni tampoco estar demasiado seca, lo mejor es que contenga un cierto nivel de humedad.
• Es recomendable observar que la cantidad de grasa entre la carne y la piel del animal sea mínima.
• Cuando se adquiere un pollo ya envasado, es fundamental que en el empaque venga la información de producción.
• En caso de observar que el producto tenga golpes o algún signo de que la carne ha sido maltratada, lo mejor es evitar la compra de ese producto.
• Si escogemos carne orgánica, siempre es bueno tener a consideración que a la hora de cocinarlo el producto puede encogerse un poco.
• No comprar jamás si se observan colores extraños en la carne.

Consejos para la manipulación y conservación correcta del pollo

Habiendo adquirido ya un producto fresco y de buena calidad, nos queda pasar a otros dos momentos fundamentales cuando de carne de pollo se trata: manipulación y correcta conservación del producto.
• Una vez que hayamos adquirido el producto, se debe evitar que la carne permanezca mucho tiempo sin refrigerar. El frio es fundamental para mantener todo en su lugar y que la carne este en buen estado, protegiendo así nuestra salud.
• El pollo solo irá en el refrigerador si será cocinado en las próximas horas, de lo contrario se debe colocar en el congelador.
• El pollo puede congelarse durante varios meses sin problema alguno.
• La carne cruda del pollo no debe lavarse, sobre todo porque en caso de tener bacterias las mismas no se destruyen con el agua, y correríamos el riesgo de contaminar otros alimentos o utensilios de cocina cercanos.