El pollo es uno de los alimentos que más se consume en los hogares españoles. Las razones son muchas, desde su coste económico a sus propiedades saludables. El pollo gusta tanto a pequeños como a mayores y es un alimento que ofrece muchas posibilidades culinarias. Se puede hacer frito, al horno, a la plancha, en barbacoa, etc.

 

El único problema que presenta el pollo es que es un animal bastante grande, por lo que la gente suele pedirlo troceado. A la hora de partir el pollo hay mucha gente que no sabe qué partes pedir ni en qué cantidad. La medida ideal para una persona es un cuarto de pollo que puede incluir bien las patas o bien la pechuga.

enlace de cuarto de pollo a catalogo pollo

Cuarto de pollo

Los expertos y nutricionistas dicen que cuando se quiere preparar pollo, el cuarto de pollo es la medida ideal para una persona. El pollo se suele dividir en dos mitades, la delantera y la trasera. Por lo tanto, un cuarto será la mitad de una de estas partes. Cuando se pide un cuarto de pollo en una carnicería se puede elegir entre las patas o la pechuga y mucha gente tiene dudas de cuál de estas partes es la más saludable.

Por lo general, existe la creencia de que la pechuga engorda menos que las patas, pero esto realmente no es así. Las grasas del pollo se encuentran en la piel, por lo que si se extrae esta parte, el contenido graso va a ser el mismo en las patas que en las pechugas. Incluso, se puede decir que las patas tienen más propiedades porque en 100 gramos tienen 1,02 miligramos de hierro, mientras que la pechuga sólo tiene 0,72 miligramos.

 

Recetas con cuartos de pollo

Cocinar el pollo es muy sencillo, por lo que a continuación vamos a facilitaros algunas recetas con cuarto de pollo originales y fáciles de preparar.

 

Pollo al horno

Ingredientes:

–          4 cuarto de pollo

–          2 pimientos verdes

–          4 patas grandes

–          2 cebollas

 

Preparación:

Se pone el horno a calentar durante unos minutos a 180 grados. Mientras tanto, se van lavando las patatas y se parten por la mitad sin quitarles la piel. También se cortan los pimientos a tiras y las cebollas a rodajas. Cuando todo esto está listo, se introduce en una cazuela el cuarto de pollo junto a los condimentos (pimientos, patatas y cebolla). Para darle sabor y consistencia se añade un chorro de aceite y un poco de sal.

Se inserta la cazuela en el horno y se deja durante media hora en su interior. Tras este tiempo, los cuartos estarán preparados para comer. En el caso de que no haya quedado mucho caldo, hay una opción que es la de añadir zumo de limón para darle al pollo un toque más ácido. Pero esto ya va a gusto del comensal.

 

Pollo a la naranja

Ingredientes:

–          1 pollo

–          Media naranja

–          2 cebollas

–          1 diente de ajo

–          Miel

–          Pimienta

–          Tomillo

 

Preparación:

Antes de proceder a cocinar el cuarto de pollo , hay que preparar la salsa. Para ello, en un cuenco se introduce un chorrito de miel, un diente de ajo y un poco de vinagre. Si se desea también se puede incluir tomillo. Por último se pone un poco de sal y un chorro de aceite. Se mezclan y se machacan bien todos los ingredientes y, cuando esté lista la salsa, se unta el cuarto de pollo con ella y se deja reposar.

Mientras tanto, se van pelando las cebollas y la naranja. Cuando está todo preparado se introduce dentro del pollo. El siguiente paso es colocar el pollo en una fuente especial para el horno y se pone a calentar a unos 180 grados durante media hora.

Transcurrido este tiempo se comprueba que el mismo pollo haya expulsado la suficiente salsa para que quede sabroso. Si no es así, se puede dejar durante un poco más de tiempo o añadirle más salsa. Cuando haya el nivel de caldo al gusto del comensal, se podrá extraer del horno y servir en platos.

 

Pollo con miel y limón

Ingredientes:

–          4 cuarto de pollo

–          2 limones

–          4 dientes de ajo

–          Patatas

–          Miel

–          Pimienta

–          Tomillo

 

Preparación:

Lo primero es poner el horno a calentar durante unos minutos a 180 grados. Mientras tanto se prepara la salsa exprimiendo dos limones y juntando el zumo con miel y tomillo. Se tritura todo y se embadurna el pollo con esta salsa. Una vez untado el pollo, se inserta en una cazuela de barro apta para el horno y se introduce para cocerlo. Cada cierto tiempo se voltea el pollo hasta que se vea bien dorado. Cuando esté listo, se extrae y se sirve en platos para poder degustar. Si se desea, se puede completar el plato con patatas o verdura como guarnición.