Distribuidores de pollos congelados ; ¿Que son?

Distribuidores de pollos congelados para conservar mejor y asegurar la calidad

La congelación en los pollos, se convierte en la mejor forma de conservarlos, ya que esto se basa en que el agua que estos tienen se solidifica y este es el motivo por el cual la carne queda congelada, la aplicación del frío es lo que logra detener las bacterias, microbios y toxinas que entran en el pollo en cualquier punto de su producción y se alojan en el para hacer daño a quien lo consuma posteriormente.

distribuidores de pollos

Distribuidores de Pollos congelado o fresco

El pollo congelado, se ha convertido en una respuesta práctica y rápida ante las diferentes condiciones y estilos de vida agitados que tienen la mayoría de los hogares hoy en día, en donde no pueden salir a comprar el pollo cada que lo van a preparar, es por esto que existen proveedores de pollos y distribuidores de pollos, que se encargan de congelarlo y venderlo de esta manera, con procesos especiales y empaques ideales para mantener las condiciones del ave a la hora de ser descongelada y preparada. Estos distribuidores congelados, etiquetan los productos y los venden con todas las condiciones de salubridad e higiene.

Siempre es bueno tener en cuenta que los alimentos congelados no tienen las mismas características que los alimentos frescos, no tienen iguales nutrientes y la preparación no es de la misma manera, que los alimentos que no están alterados o tratados para soportar bajas temperaturas, de igual forma los alimentos congelados, son más fáciles de preparar y quitan menos tiempo. No hay mejor alimento, para llevar una dieta saludable y que este baja en grasa que la que se tiene con los alimentos que están realmente frescos sea pollo o cualquier otro tipo de alimentos (vegetales, frutas, pescado), sin importar que para la preparación de estos se deba disponer de mucho más tiempo en su preparación, sin mencionar que el pollo congelado pesa mucho más que el pollo fresco, por lo que su valor comparado con su cantidad es mucho menor.

 

Tipos congelación empleadas

Criogénico: este es el tipo de congelación que consiste en que se utilizan los fluidos criogénicos, el  nitrógeno o el dióxido de carbono, para que así estos pueda sustituir todo el  aire frío y así  poder lograr  que se consiga el efecto congelador, y los alimentos queden totalmente congelados, en este tipo de congelación se emplean los empaques al vacío, ya que conservan mejor las propiedades de congelación y del pollo.

 

–       Aire, contacto: La congelación por aire, es un proceso en el que se somete al pollo a corrientes de aire frío, que extraen el calor que tiene la carne y el producto se congela finalmente por este proceso. En los procesos de congelación por contacto, se coloca el pollo en contacto con una superficie muy fría para que esta se encargue de bajar la temperatura del animal.

 

Como elegir el pollo congelado

Para esto hay que tener en cuenta que el pollo debe ser de calidad, o por lo menos tener un alto valor nutritivo, cuando los vayamos a elegir, tengamos en cuenta lo siguiente:

–       Al realizar esta compra, se debe  hacer en lugares que tengan nombre, o buscando marcas que sean reconocidas por la calidad y por la forma en que son congelados, también se debe tener en cuenta que los productos tengan alta rotación, por lo que es recomendable ir a supermercados o almacenes grandes, donde se vendan en gran cantidad, para evitar pollos que llevan mucho tiempo congelados, ya que se secan por dentro y se pierde la ternura de la carne a la hora de cocinarla.

–       El empaque del pollo congelado, bien se al vacío o en bolsas, debe estar intacto, no debe presentar huecos ni desgastes, así mismo se debe asegurar que la piel del pollo no tenga manchas o escarcha, ya que esto es señal de deterioro del empaque y del pollo congelado.

–       El pollo congelado, así como otros productos con estas características, se deben poner de últimos en el carrito de compras, ya que si se pasean mucho tiempo se descongelan rápidamente y se pierden cualidades al volver a congelarlos.

Si se desea  tener pollo congelado en el refrigerador del hogar, siempre se debe tener en cuenta lo siguiente:

–       El congelador debe ser un buen aparato, preferiblemente de 4 estrellas.

–       Una vez abierto el pollo congelado o al ponerlo se debe envolver muy bien, para que el frío no queme el producto y lo deteriore, haciendo que se envejezca y pierda propiedades rápidamente.

Para poder congelar el pollo se recomienda, hacerlo sin huesos y siempre muy limpio, libre de vísceras.

–       Si se compra pollo fresco, es mejor consumirlo de inmediato o refrigerarlo por poco tiempo en el refrigerador, no es recomendable congelarlo por mucho tiempo, ya que puede deteriorarse la piel y la carne.

Para conservar la calidad del pollo o cualquier otro  alimento a la hora de descongelarse, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones básicas.

–       Las verduras y las hortalizas se deben poner a descongelar en agua hirviendo, se deja un tiempo corto, o si tienes microondas también se puede realizar el proceso allí, todo según las indicaciones del empaque, siendo el pollo  muy delicado en su descongelación, los acompañantes también deben tratarse con igual cuidado, para no agregar alimentos inadecuados y arruinar las propiedades nutricionales y físicas de la receta a preparar con estos alimentos.

–       Cuando se trata de pollo u otras carnes, si esta en pedazos pequeños, se deben  cocinar directamente. Sí el pollo congelado es un trozo grande o entero  se debe descongelar a temperatura ambiente cubriéndolo con un plástico o tela limpia o bajarlo del congelador a la nevera para no exponerlo al aire libre, este último se demora más, pero es menos riesgoso para la carne.

–       No es recomendable descongelar el pollo con el chorro de agua directo, ya que esta se encargará de lavar los nutrientes de la carne. Si se debe descongelar rápido y la mejor opción es esta se debe mantener el pollo envuelto en plástico para evitar la pérdida de nutrientes.

Hay que recordar siempre que el pollo congelado debe ser consumido muy rápido, ya que al estar congelado, no sólo pierde algunos nutrientes, sino que se seca y se pierde la ternura y suavidad de la carne.