Las empresas mayoristas, son un tipo de canal de distribución que se encuentra por encima de los distribuidores minoristas, los supermercados y las tiendas de venta de alimentos, así como de restaurantes que compran grandes volúmenes de pollo para su preparación y venta como productos terminados o alimentos preparados.

mayoristas de pollos grevilla alimentación España

 
Cuál es su labor y operación
La labor principal de las mayoristas de pollos, consiste en la distribución y conservación de pollos, durante todo su proceso de venta. Estas empresas, deben tener claro que los procesos que ejecutan son de gran importancia ya que elegir una mayorista sin cuidado con la carne, se afecta todo el proceso, desde el consumidor hasta el productor, ya que su nombre repercute en todos los puntos de la cadena de compra y venta de estos alimentos.

 

Mayoristas de pollos ;sus preocupaciones

Cómo una empresa de distribución a gran escala o por cantidades, y como principio de algunos procesos de distribución que llevan los pollos directamente a la mesa o al refrigerador de los consumidores finales, los mayoristas, tienen que asegurarse de tener control sobre todos los procesos de producción, cultivo y despiece de los animales antes de comenzar su proceso de distribución al por mayor.

La Salmonella: gran preocupación de los mayoristas

La salmonella es una bacteria que está presente en algunas aves, especialmente en el pollo, siempre que este esté expuesto a condiciones insalubres o de baja higiene en su alimentación, preparación, cultivo, engorde, corte, empaque, distribución, refrigeración y el contagio por otros animales infectados.

Sí bien es tarea del productor de los pollos estar velando y siempre controlando la aparición y brote de esta bacteria, los mayoristas tienen la obligación de tener estrategias para asegurarse de que esta bacteria tan perjudicial para el ser humano no aparezca en sus refrigeradores y no se prolifere entre sus productos.

Donde se encuentra la salmonella comúnmente

Esta bacteria puede aparecer en diferentes productos de distribución mayorista y que normalmente tiene que ver con los productos derivados de la gallina o el pollo, entre estos productos se encuentran los huevos, la carne de pollo y gallinas y en algunas ocasiones se presenta en la carne de res o de cerdo.

 

Otros microorganismos tóxicos presentes en el pollo

Si bien la salmonella es el más común, existen otros microorganismos o bacterias nocivas para la salud humana, que encuentran en el pollo un medio de cultivo y desarrollo óptimo por sus condiciones de humedad y de grasitud.

Botulínica, neurotoxina muy peligrosa

La botulínica, es una bacteria que activa una neurotoxina muy poderosa y dañina, que puede alterar el sistema nervioso y locomotor del cuerpo, ocasionando la parálisis total de órganos vitales como los pulmones y causando la muerte de quien esté infectado por ella si no es descubierta a tiempo.

 

Qué hacer para evitar estas bacterias

Cómo mayorista se deben elegir productores que tengan certificaciones de salubridad y de calidad, así como registros de sanidad al día, para así asegurar que los procesos de higiene y control de la carne que distribuyen pueden garantizar la no presencia de estos organismos dañinos para el ser humano. Estas certificaciones deben ir acompañadas de visitas de inspección que realice la empresa mayorista a las granjas productoras, para que desde ese punto se verifique la efectividad del control realizado sobre los animales.

 

Responsabilidades de mayoristas de pollos

Los distribuidores de pollos tienen grandes responsabilidades con los consumidores y con los distribuidores minoristas; algunas de estas incluye el conocer cómo son los procesos de producción de los pollos que se distribuyen las firmas de convenios de distribución deben hacerse teniendo claridad acerca de las políticas y formas en las que los productores alimentan y procesan los pollos para distribuirlos, también deben estar pendientes y seguros de que los procesos de transporte que emplean son seguros y estériles para evitar contaminación de la carne mientras llega al destino, y deben tener dentro de los locales de venta, sistemas propios de almacenamiento y refrigeración adecuados, así como la rotación de los alimentos para garantizar su frescura a los clientes.

Cuidados y recomendaciones generales con el pollo

Elegir alimentos frescos y revisar que su piel se encuentre en perfectas condiciones, que no tenga manchas verdes o violetas y que sus partes estén completas; este procedimiento de revisión lo debe ejecutar el distribuidor y el consumidor frente al mayorista, para así crear lazos de confianza y en caso de presentarse alguna anomalía retirar y cambiar el animal que no es apto para la venta.

Cerciorarse que los empaques de los animales, de tenerlos, estén en perfectas condiciones, si se empacan al vacío revisar que no tengan aire o filtraciones en la bolsa, si están empacados en cajas o bolsas, revisar que no estén rotas y que se encuentren completas.

 

Educar al comprador y al consumidor

Este proceso, no es obligatorio de realizarse a la hora de vender pollos, pero si es un proceso que generaría a la mayorista, un nombre mucho mejor posicionado, y generaría confianza adicional por parte del comprador.

Indicar que deben y que no deben hacer con los alimentos, como consumirlos y cómo asegurarse de su frescura y su buen estado son tarea tanto de los productores, mayoristas, distribuidores y por último del consumidor.

Algunos temas para enseñar a los consumidores  son:

  • Mirar siempre las fechas de vencimiento y fabricación o empaque de la carne, así cuando la fecha de vencimiento se encuentra muy cerca y la fecha de consumo no será próxima, se debe recomendar al consumidor comprar un pollo más fresco.
  • Enseñar e indicar los procesos sanos, higiénicos y óptimos en los cuales el pollo fue producido, empacado, refrigerado, transportado y por último manipulado para su venta.
  • Si los empaques o bolsas en los que protege el pollo del exterior está roto o deteriorado se debe explicar al consumidor que no debe comprar esa carne, ya que no tiene las condiciones necesarias de sanidad.
  • Hacer énfasis sobre algunos cuidados con el pollo luego de ser comprado, como la forma de almacenamiento, el tiempo que se puede o recomienda tener refrigerado y bajo que condiciones, revisar antes de cocinar que el pollo no huela raro, tenga manchas en la piel o esté demasiado seco por la refrigeración y que si presenta algún signo de putrefacción o deterioro lo debe desechar completo.