El muslo de pollo es una de las partes de este animal que más se consume, ya que tiene mucho sabor y es saludable. Los muslos se sitúan en la mitad trasera del pollo y son las patas del animal. Pertenecen a la categoría de carnes blancas, por su color, y son recomendadas por los médicos para llevar una dieta saludable por su bajo contenido en grasas.

Los muslos, además de tener pocas grasas, son muy saludables porque contienen muchos elementos nutritivos y beneficiosos para el organismo. Entre otras cosas aportan hierro, proteínas, vitamina A y vitamina B12.

 

RECETAS CON MUSLO DE POLLO

El muslo de pollo , como cualquier otra parte del animal, es susceptible de cocinarse de muchas maneras. Puede hacerse de manera sencilla, bien a la plancha o bien al horno; o con recetas que tengan un poco más de complejidad. A continuación os dejamos una serie de recetas fáciles a la par que originales.

 

MUSLO DE POLLO A LA MOSTAZA

Se coloca una sartén llena de aceite y ajos y se pone a calentar. Cuando el aceite esté los suficientemente caliente, se echan los muslos y se dejan freír. Mientras tanto, se va mezclando la mostaza con un poco de vino blanco. Cuando los muslos estén tostados se echa la mostaza a la sartén y se termina de freír en conjunto. Cuando estén listos, se vuelca en un plato y estará preparado para comer.

 

MUSLO AGRIDULCE

Esta receta es muy sencilla de realizar. En una cazuela pequeña se vierte una taza de agua, ajo picado, un poco de azúcar y pimienta. Cuando ya esté un poco cocido, se colocan los muslos y se dejan freír a fuego medio durante diez minutos. Tras este tiempo, estaría preparado el pollo agridulce.

 

MUSLOS A LA MIEL

Primero se prepara la salsa que consisten en verter la miel en un zumo de limón caliente. Después se extiende la mezcla sobre los muslos, se le añade sal y pimienta y, por último, se rebozan en azúcar. El siguiente paso es meterlos en el horno durante treinta minutos y cuando pase el tiempo ya estarán listos.

 

POLLO Y PATATAS AL HORNO

Para preparar esta receta hay que llevara a cabo dos pasos. Primero se pararán las patatas y después los muslos de pollo. Para empezar, se pelan las patatas en rodajas y se fríen en una sartén con un poco de sal. El segundo paso, es poner a calentar el horno y meter la bandeja con los muslos de pollo, un chorro de aceite y un vasito de vino. Se deja durante media hora y, tras este periodo de tiempo, se le añaden las patatas y se terminan de dorar junto con el pollo en el horno.

 

MUSLOS A LA CERVEZA

Primero se preparan los muslos realizándoles unos ligeros cortes e introduciendo un poco de ajo laminado en su interior. Tras esto, se coloca los muslos en una bandeja de barro para el horno, se le echa sal, un poco de aceite y un chorro de cerveza. Se dejan dorar en el horno durante un cuarto de hora y cada cierto tiempo se rocían con cerveza para que ésta no se evapore del todo. Después de unos minutos, se sacan y estarán listos para comer.